La gran dualidad de nuestro mundo, de nuestra vida en la Tierra, corresponde a dos energías: el miedo y el amor.   El miedo y el amor también las podemos llamar emociones, porque de ellas se despliegan lo que llamamos emociones secundarias. Algunas emociones secundarias que surgen...